lunes, 10 de diciembre de 2012

Gen. Beat- The Rolling Stones


LA GENERACIÓN BEAT- The Rolling Stones

Era la década del 50 y en Nueva York las cosas no estaban muy bien. Un grupo de amigos escritores que compartían su amor por la prosa y la poesía, una interesante visión de la cultura y varias ideas nada convencionales, entre los cuales figuraban Jack Kerouac, John Clellon Holmes, Allen Ginsberg, William S. Burroughs y Neil Cassidy, entre otros (con ideas revolucionarias y con grandes críticas con respecto al sistema americano), comenzaron a generar un nuevo movimiento literario que revolucionó la escena bohemia norteamericana de fines de los 50 y principio de los 60. Esto estuvo caracterizado por su visión cruda y ácida de la terrible realidad que los rodeaba por aquel entonces, y con una clara postura en contra de los valores mayoritarios de la cultura norteamericana.
     Inventaron un título para los tipos de su edad que vivían también la misma situación y se dieron cuenta que toda la sociedad estaba hundida del mismo modo. Ocurría entonces nombrar no a un par de pobres diablos, sino a toda una generación abatida y derrotada. La llamaron “The Beat Generation” (“La generación Beat”) en referencia al termino “beaten down” que en español es algo así como “derrotado” en clara alusión a lo que se vivía por aquel entonces.
     Los “Beatniks”, como solían llamarse los miembros de este fenómeno cultural, no creían en las falsas moralidades impuestas por la sociedad e iban en contra de los valores puritanos y tradicionales que Estados Unidos promovía como así también los valores comerciales y rechazaban todo tipo de postura política.
     La obra clave en el movimiento Beat es “En el camino”, de Kerouac, además de los poemas “Aullido” y "Howl", de Allen Ginsberg, “El almuerzo desnudo”, de Burroughs, "Go" de John Clellon Holmes, entre otros, que han sido determinantes dentro de la obra común de esta generación.
     Su actitud contracultural y de experimentación en el uso de drogas acabó por ser adoptada a principios de los años sesenta y se considera a los beatnicks como precursores de lo que acabaría convirtiéndose en el movimiento hippie. No es de extrañar el vínculo existente en la ciudad de San Francisco, donde prácticamente todos los autores Beat se mudaron a mediados de los 50.

     La influencia Beat se dejó ver años después en la libertad sexual, la lucha contra la censura, la evolución de la música pop y el rock, un aumento de la espiritualidad oriental y una actitud pacifista de la sociedad.
Músicos como Bob Dylan, David Bowie, Janis Joplin, Lou Reed, The Velvet Underground, etc. son evidentes.
     En cuanto a Literatura, gran cantidad de autores de generaciones posteriores han asumido como propios algunos de los lemas y objetivos de los beat, desde Charles Bukowski hasta, ya en la actualidad, Guillermo Aguirre, Electrónica para Clara, o el mismísimo Ray Loriga.
     Cuando en 1963 se impuso el sonido de The Beatles, con la consiguiente aparición de bandas por el estilo por todo el país, llegó el boom de la música beat. Había mucho donde elegir. Londres, cuyos clubes de jazz habían albergado sesiones de rhythm and blues desde finales de los cincuenta, era el centro del auge del R&B, con mayor énfasis en el material taciturno de influencia blues.
     Los Rolling Stones fueron el nuevo grupo más notable, pronto promocionando como una alternativa más subterránea a The Beatles. Sin embargo, el sonido de The Dave Clark Five era el que al principio parecía tener más posibilidades de derrocar a The Beatles y el “Merseybeat”.
     La superlucrativa longevidad de los Rolling Stones casi ha eclipsado su propósito inicial de ser la fuerza motriz de la revolución del rock de los sesenta. Su líder, Mick Jagger, era el símbolo perfecto y más potente de la decadencia del pop, toda una réplica a la noción de masculinidad cachas de la posguerra. Mejor aún, los Stones, originarios de Londres, Reino Unido e integrados definitivamente por Mick Jagger, Keith Richards, Brian Jones, Charlie Watts y Bill Wyman, expresaron las ansiedades de su época en una serie de extraordinarios sencillos, entre los que se destaca (I Can’t Get No) Satisfaction, de 1965, con el tono burlón de Jagger sobre un insistente riff distorsionado, insinuando tiempos difíciles. Fue un gran avance para los imitadores inexpertos de 1963, cuyos héroes eran los músicos negros de blues de Chicago.
      Tras unos problemas con la ley por culpa de las drogas en 1967, algún escarceo con el ocultismo, la muerte del  miembro fundador y dotado  instrumentista Brian Jones en 1969 y la separación de sus rivales, los Beatles, a finales de la década los Rolling Stones resurgieron como ”la mejor banda de rock and roll del mundo”. Con grandes giras y una vida de jet-set, el grupo disfrutaba con el glamour extravagante de los nuevos aristócratas del rock. El guitarrista Keith Richards perfeccionó su porte de “cadáver viviente” y con el nuevo componente, Mick Taylor, el grupo arrasó en 1972 con Exile on Main St., un largo álbum que incluía (y eclipsó) sus muchas influencias, desde el country hasta el hard rock pasando por el góspel.
     Desde entonces esta legendaria banda ha coqueteado con el glam, la música disco o el punk, gracias al buen oído de Jagger para las tendencias contemporáneas y a la lealtad de Richard a los riffs guturales.
     Música - Los 5 mejores del beat:
*The Beatles
*The Rolling Stones
*The Animals
*The Kinks
*The Who

LA GENERACIÓN BEAT, POESÍA, JAZZ, DROGAS Y CRÍTICA SOCIAL, Recuperado el 2 de diciembre del 2012, http://feederico.com/la-generacion-beat-poesia-jazz-drogas-y-critica-social/
Generación beat, Recuperado el 2 de diciembre del 2012, http://www.lecturalia.com/sobre/generacion-beat
Paytress, M. (2012), La Historia del Rock, Reino Unido, Parragon. 

Tannia Vionet Michel

No hay comentarios:

Publicar un comentario